Origen del Conflicto





a gran isla de Irlandia en la época Celta estaba regida por clanes y tribus que eran compuestas por varias clases profesionales entre ellas ganaderos, agricultores, físicos, militares y arperos que junto a los poetas unían sus cualidades para cantar estrofas y entretener a la multitud. Todas las clases sociales eran importantes e igualitarias porque tenían su propósito en mantener un orden en la sociedad. Por otro lado los druidas, que eran los brujos de esos tiempos, tenían lugares privilegiados en la clase política y paseaban junto a los jefes quienes solicitaban de su sabiduría para gobernar. Toda Irlandia estaba organizada en cuatro reinos independientes llamados Connacht, Leinster, Munster y Úlster. Como ley natural cada territorio estaba en constantes guerras debido a la competencia por expansión y de obtener la mayor cantidad de recursos.

En esa época los dos reinos más importantes eran Connacht y Úlster que en un momento dado unieron sus fuerzas por medio del casamiento entre la reina Medb de Connacht y el rey Conchubar de Úlster. Una estrategia para que los dos reinos fueran sólidos y poderosos. Esto trajo paz entre los dos reinos por un corto tiempo debido a que la relación fue disfuncional hasta el punto de que el matrimonio fue anulado. Luego de la separación hubo discordia entre ambos reinos por los bienes que ambos obtuvieron durante su unión. Pero lo que desató la guerra entre ambos fue la polémica por la posesión de un toro, el más grande y saludable de toda Irlandia. Conchubar se había quedado con ese gran animal pero Medb lo reclamaba como que era de su propiedad.

Todos los reinos sabían que Conchubar contaba con la ayuda del héroe de Úlster llamado Setanta. Los rumores decían que él era hijo del dios Lugh que fue quien embarazó a Dectera, hermana de Conchubar. Ella fallece al dar a luz a Setanta y Conchubar se encarga de criarlo como a su hijo y guardar el secreto de que él es un semidios. Setanta crece junto al hijo biológico de Conchubar, Ferdiad, quienes se consideraban más que hermanos y juraron nunca separarse de cada uno. Un druida llamado Cathbad le revela a Conchubar que el destino de Setanta es liberal a su pueblo de una inminente destrucción, pero que le iba a costar su vida. Había que instruir al niño en las artes de las guerras para cumplir su propósito. A Conchubar no le gustó la idea pero sin más remedio y con tristeza envió a Setanta a entrenar. Tuvo que enviar también a Ferdiad porque no quería ser separado de su hermano. Ambos fueron entrenados para ser grandes guerreros.

Por otro lado, Medb era una hechicera que utilizaba la magia para sus propósitos personales y no le preocupaba en absoluto el que Úlster tuviera a Setanta. Pero para ella asegurar la victoria de esta guerra tuvo que acudir a la invocación de la temible diosa de la muerte, Morrigan. El motivo principal era que asesinará a Setanta y así Medb pudiera adueñarse de las tierras de Úlster. Se dice que Morrigan es una triple diosa pero es porque ella tiene dos hermanas. Morrigan es la doncella que relata poemas para recoger las almas de los caídos y llevarlos al inframundo, Annan es la doncella con la sabiduría de una anciana y Badb es la doncella de la guerra. Ellas intervienen solo cuando es necesario pero Medb se las ingenia con un ritual para que Morrigan esté a su mando. Lo que Medb no contaba es que Morrigan y Setanta se enamorarían, que ambos encontrarían el amor que la vida les había negado anteriormente.

El destino se las arregló para que se conocieran de la peor manera posible y aun así el amor se interpuso. Esta historia nos enseña que el amor no es color de rosa y que nos hace tomar decisiones que duelen y que de alguna manera nos hace daño. Pero si vencemos sabremos que valió la pena luchar por amor porque el amor es la fuerza más grande del universo, no hay magia que pueda contra ella.  



0 comentarios:

Publicar un comentario